La Bretaña francesa

Conoce qué no debes perderte de los pueblos y ciudades de esta hermosa región de Francia.

La costa da morte

Adéntrate en Galicia visitando los pueblos que conforman la costa atlántica más peligrosa.

El entroido en Galicia

Los carnavales en Galicia son de los más variados.

Budapest

Las visitas imprescindibles en la ciudad termal de Budapest.

Praga

No debes perderte todo lo que tiene para ofrecerte la capital de la República Checa.

Detalles por el mundo: Ponte Sampaio

Cuando paseo por un lugar nuevo, tengo la manía de mirar constantemente hacia arriba. Es así como descubrí esta veleta en la aldea pontevedresa de Ponte Sampaio.

Junio 2013

Detalles por el mundo: Madrid

Odio los aeropuertos con toda mi alma. Sin embargo, no puedo evitar declararme un enamorado de la T4 de Madrid. Y una de las cosas que más me gustan de todo el complejo son estas lámparas en la zona de recogida de equipajes.

Agosto 2010

Detalles por el mundo: Bucarest


No sé cómo de puntual sería el servicio. Desde luego, el estado de esta boca de metro de Bucarest no me animó a comprobarlo.

Julio 2003

Detalles por el mundo: Betanzos


En lo alto de la iglesia de San Francisco, en el municipio coruñés de Betanzos, me llamó la atención que la cruz la sujetase un cerdo.


Detalles por el mundo: Budapest


Paseando por el Castillo de Budapest me encontré con este conejo de nieve.

Marzo 2013

Santiago de Compostela (III): Mucho más que ofrecer

Santiago de Compostela es una ciudad que atrae a millones de turistas de todo el mundo. Sin embargo, la fama de su atractivo parece centrarse en la preciosa Catedral y en el casco antiguo, cuando la ciudad tiene mucho más que ofrecer.

A las afueras de la ciudad, en el monte Gaiás, tenemos la Cidade da cultura, un discutido y faraónico proyecto que ha quedado a medio hacer y que está mayoritariamente vacío. Sin embargo, sí organiza algunas exposiciones y actividades y, cuando menos, su arquitectura es curiosa.

Mucho menos polémicos son otros museos de la ciudad. Si nos acercamos hasta el barrio de San Pedro, ni a diez minutos de la catedral, tenemos dos polos opuestos de la cultura: el CGAC y el Museo do Pobo Galego. El primero, acoge exposiciones de arte contemporáneo en un modernista edificio diseñado por Álvaro Siza. Aquí la entrada es gratuita. El segundo, se centra en la cultura y forma de vida tradicional de Galicia, abarcando todo lo imaginable en el antiguo convento de Santo Domingo de Bonaval. Aquí hay que pagar entrada, pero el precio es ridículamente bajo y merece la pena ya solo por su preciosa escalera.

Fachada del Museo do Pobo Galego

Si más que actividades culturales deseamos desconectar de la ciudad, Santiago cuenta con un buen número de parques. Al lado de los dos museos antes citados tenemos a Bonaval, un antiguo cementerio reconvertido en parque. También son interesantes el parque de Belvís o el parque de Galeras, en el que encontraremos un pequeño sendero perfectamente acondicionado que, a orillas de un pequeño regato, nos sacará de la ciudad sin que apenas nos demos cuenta.

Pero, por muchos lugares que nos recomienden, buena parte del encanto de Santiago de Compostela es que se trata de una ciudad que cada uno tiene que descubrir y vivir por sí mismo, porque está llena de detalles que hacen que la experiencia de cada uno allí sea totalmente personalizable.

El diario naranja, en el Prado (Madrid)

La semana pasada liberé el diario naranja en Madrid y ya tenemos noticias de sus primeros portadores y viajes, aunque de momento no ha tenido tiempo para irse muy lejos.

Después de un breve paso por manos de turistas franceses, el diario naranja se ha ido al interior del Museo del Prado de Madrid.


Desde allí, rodeado de grandes obras de arte de la pintura española y mundial, se han incorporado al diario unas muy interesantes páginas con las que podemos empezar a viajar.


Por si no se lee bien en la imagen, el texto dice (entre otras cosas) "Encontré este cuaderno en el Museo del Prado y lo salvé de las garras de alguien que pretendía usarlo para sus intereses. Vivo en Madrid y espero que, tanto este cuaderno como mi deseo de que este juego funcione, viajen muy lejos y que otras personas lo hereden."


"Y antes de irme, para culturizarnos un poco, el Museo del Prado consta de casi 4900 obras de arte entre las cuales se encuentra: Las meninas o La Familia de Felipe IV de Diego Velázquez en 1656."

Y por si fuese poco, esta aportación llega con fotografía y dibujo incorporado. A mí, me ha encantado.

Por lo que me ha contado su actual portadora, el diario pronto cambiará de manos y será liberado (o entregado) de nuevo en Madrid en los próximos días. El viaje continúa.

*Las fotografías nos las ha enviado y pertenecen a la actual portadora del diario.

El diario naranja está perdido por Madrid

Casi un año después de que el diario amarillo echase a volar (creo que ahora está por Toledo), el diario naranja también ha sido liberado. En esta ocasión, el lugar elegido ha sido Madrid.

La capital de España está rebosante de turistas y uno de los lugares más concurridos es el museo del Prado. Allí, a su salida, ha sido abandonado este diario viajero. ¿Quién lo recogerá? ¿A dónde viajará? Espero que pronto lo sepamos.


Santiago de Compostela (II): La zona antigua

Uno de los mayores encantos de la ciudad de Santiago de Compostela es su casco antiguo, lleno de calles, edificios y detalles dignos de visitar.

Sus plazas son casi su mayor tesoro. Más allá del imprescindible Obradoiro, en la plaza de Cervantes encontraremos una fuente con el busto del ilustre escritor español. Además, si llueve como suele ocurrir en la ciudad, podemos resguardarnos en sus soportales o en cualquiera de los bares y cafeterías de los alrededores. Aquí debemos destacar la Casa das Crechas, refugio de la música tradicional en donde muchos miércoles podremos disfrutar de sus Foliadas.

Otra plaza fundamental en Santiago es O Toural. También presidida por una fuente, en ella encontraremos el Pazo de Bendaña, presidido por un Atlas sosteniendo el globo del mundo que encarna buen número de leyendas populares como, por ejemplo, que el globo caerá el día que una muchacha virgen entre al pazo.

Atlas sobre el Pazo de Bendaña, en la plaza do Toural

Desde allí podemos enfilar por la Rúa do Vilar, una de las calles principales del casco antiguo, que destaca por sus soportales. Allí, además de un pequeño mercadillo podemos encontrar edificios como el Teatro Principal o la Fundación Novacaixagalicia, en donde se reakuzab exposiciones temáticas itinerantes.

Paralelas a la Rúa do Vilar transcurren las otras tres calles fundamentales de la zona vieja de Santiago. La más turística (y cara) es la Rúa do franco. Más apartada, la Rúa Nova y, entre medias, la pequeña Rúa da Raíña. Todas llenas de tiendas, restaurantes, bares y cafeterías.

Además de sus calles y plazas, el casco antiguo de Compostela cuenta con numerosos edificios dignos de visita. Así, en la praza da Universidade, encontraremos la Facultad de Xeografía e Historia, un imponente edificio al que debemos entrar para no perdernos su claustro

Siendo Santiago de Compostela objetivo de peregrinación de gentes de todo el mundo, no podemos tampoco obviar las numerosas edificaciones religiosas que encontraremos en la zona vieja. De entre ellas, tenemos que destacar el Convento de Santa Clara, con su fachada que parece que se inclina hacia nosotros. En esta lista podemos también incluir el Convento do Carme, el Convento e Iglesia de San Francisco y el Antiguo Hospital e Iglesia de San Roque.

Para descansar de tanta visita, Santiago de Compostela cuenta también con un buen número de parques en los que podremos desconectar de la ciudad. De entre ellos, destaca la Alameda, en donde es parada obligada la estatua de las Dos Marías, en honor a los personajes reales que un día habitaron la ciudad.

Después de tanto paseo, para terminar el día, no debemos dejar de pasear y callejear para tomar un vino o una cerveza en alguno de los bares de Santiago. En la mayoría de ellos, la bebida vendrá acompañada por una abundante tapa cortesía de la casa. O cabalo branco, Casa Pepe o O Filandón, son algunos de los lugares a los que podemos acudir.

Santiago de Compostela (I) Destino de peregrinos

Santiago de Compostela, la capital de Galicia, es una ciudad llena de historia y de vida, rebosante de cultura y de distintas gentes que llegan a ella bien. Algunos lo hacen por estudios, ya que Santiago es ciudad universitaria por excelencia. Muchos otros lo hacen en peregrinaje y es que la ciudad es uno de los centros del cristianismo y, por tanto, está llena de arte sacro.

Los peregrinos llegan a Santiago a través del barrio de San Pedro y entran al casco histórico por la Porta do Camiño (Puerta del camino), emplazada donde antiguamente se encontraban una de las puertas de las murallas de Santiago. A partir de aquí, todo es piedra, desde el suelo a las fachadas de casas bajas.

Ascendiendo por la Rúa das Casas Reais, para muchos pasa desapercibida la minimalista fachada de la Capela das Ánimas, donde solo veremos un pequeño rectángulo en el que aparecen labrados los cuerpos entre llamas de las almas que arden en el infierno. Pero esta capilla tiene qué ofrecer más allá de su fachada. En su interior, encontraremos unos curiosos y coloridos retablos labrados con gran relieve y detalle que van recorriendo la vida de Cristo. Más allá de su valor religioso, es digno de contemplar como arte y como curiosidad.

Detalle de la fachada de la Capela das Ánimas

El recorrido continúa por la Plaza de Cervantes, presidida en su centro por una fuente con el busto del famoso escritor español. Aquí, más que un atractivo turístico, nos encontramos con una broma muy común que, si contamos con un guía local, seguramente nos harán.

Apartir de aquí, todo el camino es cuesta abajo. Pronto comenzamos a ver los laterales de la Catedral, destino final de la ruta, pero antes debemos pararnos a contemplar el Monasterio-Iglesia de San Martiño Pinario y sus jardines, que encontraremos de cara a la Catedral.

Entonces sí, pasando bajo el arco del Pazo de Xelmírez, llegaremos por fin a la magnífica Plaza del Obradoiro. En esta gran explanada empedrada, custiodada por el  lujoso Hostal de los Reyes Católicos, el Pazo de Raxoi y el Colegio de San Xerome, encontraremos la imponente fachada de la Catedral de Santiago de Compostela.

Esta joya del románico español es digna de contemplar por fuera y por dentro, donde podremos ver su famoso (y grandísimo) botafumeiro, así como visitar la tumba del santo, abrazarlo y pedir deseos en la piedra de los croques.

Por fuera, la visita debe continuar hasta la plaza de Praterías, con su fuente con los cuatro caballos, custodiada por la alta torre del reloj, de nombre Berenguela, que en tiempos fue torre defensiva, por lo que solo tiene adornos en su parte superior.

De aquí, a la gran Praza da Quintana, desde donde solo podremos entrar a la catedral en año santo, pero desde donde tendremos unas interesantes vistas de la catedral, custodiados por el Monasterio de San Paio y por la famosa Casa da Parra, de origen barroco y que toma su nombre de la decoración en forma de racimos de uvas.


Torre de la Berenguela